Empresa verde

Es vital (literalmente) tomar conciencia y apostar por el desarrollo sustentable como empresa verde. Hay que ser consciente del deterioro constante del planeta, no solo a nivel personal, sino también como empresa. La apuesta por la sustentabilidad tiene que ser una mejora constante cómo cualquier otro proceso dentro de la actividad económica. Con esto en mente elegir dentro de lo que encontremos en el mercado, lo más ecológico posible y presionar para que siga mejorando la oferta.

¿Qué significa ser una empresa verde?

Volverse verde significa adoptar y ofrecer procesos de eficiencia ecológica y económica. Que ofrezcan un ahorro de recursos naturales y una generación de residuos mínima, nula o biodegradables.

Las medidas que llevamos a cabo son:

  1. Comnsumismo: salir del ciclo del consumismo capitalista y re pensar las necesidades a la hora de adquirir nuevos productos y servicios.
  2. Papel cero: utilizamos formatos digitales para facturación, informes de consultoría, registros de visita y recepción o entrega de equipos.
  3. Transporte: gracias a las conexiones remotas reducimos el traslado del personal al mínimo. De ser necesario el trasnporte utilizamos los vehículos o transporte público más eficientes.
  4. Calefacción: mantenemos una temperatura agradable interviniendo artificialmente lo mínimo posible, en todas las oficinas.
  5. Pedagogía: familiarizar a trabajadores, socios y clientes sobre la eficiencia energética y el cuidado al medio ambiente.